Feng Shui en el Dormitorio

12 Consejos para aplicar el Feng Shui en el dormitorio

¿Te gustaría conocer los trucos para hacer que tu dormitorio sea un espacio más bonito y relajante? ¡El feng shui es la clave! En este artículo te damos algunos consejos para aplicar la técnica del feng shui en el dormitorio, creando así un entorno sereno, relajante y cargado de energía positiva.

¿Qué es el Feng Shui?

El feng shui es una técnica ancestral que busca establecer una armonía entre el individuo y su entorno. No se trata solo de decoración, sino de emplear una ciencia probada para reordenar el espacio de forma que podamos experimentar el máximo bienestar.

El origen del feng shui se remonta hasta la china antigua, más de cinco mil años atrás. Los grandes emperadores recurrieron a él para construir sus palacios y zonas de recreo centrándose en cuidar del chi, es decir, la energía del universo y los objetos. Esta energía afecta directamente a las personas que habitan un espacio, proporcionándoles serenidad, salud y equilibrio siempre que se canalice adecuadamente.

Seguro que alguna vez habéis llegado a algún lugar en el que, sin razón aparente, no os sentís cómodos. Y, al contrario, hay ciertos espacios que inmediatamente nos transmiten una sensación de confort. Esa es la energía chi de los espacios: aunque no podamos verla ni tocarla, la sentimos.

Los 3 principios del Feng Shui

 El feng shui se basa en tres principios fundamentales:

  1. Todo está vivo, incluidos los objetos que están a nuestro alrededor. En este sentido, el feng shui entiende que todos los objetos tienen un significado y debemos rodearnos solo de aquellos que aumenten nuestro chi, deshaciéndonos de aquellos que tenemos solo por compromiso o que nos son indiferentes.
  2. Todo está relacionado. Nuestra casa es un reflejo de nosotros mismos, de nuestras emociones, sentimientos y recuerdos. Si cambiamos nuestra casa, nosotros cambiamos con ella. De ahí que una de las recomendaciones del feng shui sea “limpiar” nuestro hogar de todos aquellos elementos que bloquean el paso de la energía y las oportunidades.
  3. Todo cambia, nosotros y los espacios que nos rodean. ¡Y no debemos resistirnos al cambio! Aferrarnos a las cosas que nos amarran al pasado puede ser un lastre que nos impida sumergirnos de pleno en nuevas etapas.

Si quieres profundizar más, te recomendamos el blog de Montserrat Beltrán, una experta en este arte milenario.

12 Tips para aplicar el Feng Shui en nuestro dormitorio

El dormitorio es una de las habitaciones clave de nuestro hogar. Un espacio de descanso e intimidad en el que pasamos buena parte de nuestro tiempo. Por ello es tan importante que nos transmita una buena energía, que nos ayude a dormir mejor, a reducir el estrés e, incluso, a mejorar nuestras relaciones de pareja.

Para aplicar las reglas del feng shui en el dormitorio debes tener en cuenta los siguientes tips:

  1. Dos plantas como mucho: está demostrado que tener una o dos plantas en el dormitorio ayuda a purificar el aire. Pero, si nos excedemos, podemos generar un desequilibrio que afecta directamente a nuestra capacidad de conciliar el sueño.
  2. Ver la puerta desde la cama nos genera una sensación de control, nos relaja. Al contrario, si no podemos ver la puerta de la habitación desde la cama, nos sentimos perdidos e inseguros.
  3. Evita el desorden debajo de la cama. Este desorden se imprime en nuestras vidas y nos impide descansar bien. Una buena solución es recurrir a un canapé, sobre todo si lo empleamos para almacenar objetos blandos, como la ropa de cama.
  4. No pongas espejos en el dormitorio. Lo mejor es evitarlos, pero, en el caso de que no haya otro lugar donde colocarlos, trata de que estén en un lateral, nunca frente a la cama.
  5. Pon un cabecero a tu cama. El feng shui no recomienda nunca colocar la cama sobre una pared desnuda. Da igual que se trate de un dormitorio adulto o infantil, es importante incorporar un cabecero para aportar seguridad y equilibrio, tratando de que sea siempre de madera o tapizado acolchado.
  6. Busca una iluminación cálida, que imite la luz del atardecer. Mejor aún si se distribuye en varios puntos de luz.
  7. Aléjate de los enchufes. Esto no siempre es sencillo, ya que la mayoría de los dormitorios están pensados para tener un enchufe a cada lado de la cama. No obstante, éstos emiten una radiación electromagnética que puede impedirnos conciliar el sueño. El cabecero puede ser una solución, pero no siempre es freno suficiente. Lo mejor, es que los dispongamos a unos 30 centímetros mínimo de donde reposamos la cabeza.
  8. Decora tu dormitorio con colores neutros. Si los tonos que imperan en tu dormitorio son muy fuertes o agresivos impedirán que descanses bien.
  9. Evita los techos inclinados o con vigas, que proyectan la energía chi hacia el suelo, generando una sensación de opresión.
  10. Materiales naturales.  Viste tu dormitorio con materiales y tejidos naturales, apostando por una decoración sencilla (sin caer nunca en el minimalismo excesivo, que puede producir una sensación de soledad y desamparo).
  11. Equilibrio decorativo. Dos mesitas de noche, dos lámparas… No es necesario que sean iguales, pero sí deben guardar una armonía entre sí.
  12. Nada de aparatos electrónicos. Ni televisión, ni ordenador, ni radio… Siempre que puedas, mantenlos alejados del dormitorio.
Bedland

Bedland

Bedland | Innovación + Descanso. Especialistas en COLCHONES. Alta tecnología en COLCHON VISCOELASTICO, CABECEROS DE CAMA, ALMOHADA o CANAPE ABATIBLE.

Deja una respuesta